Loading...

11 de abril de 2012

Elecciones 2012

Permítanme decirles lo que creo acerca del proceso electoral en marcha: la decisión sobre la persona que, al menos en apariencia, dirigirá a México de 2012 a 2018, fue tomada hace ya mucho tiempo, de espaldas a lo que pensamos los ciudadanos a quienes nos afectan las políticas públicas. No se trata sino de un gran montaje, carísimo y con cargo a la población, destinado a darle un rostro democrático a una farsa ilegal, inmoral, tramposa y antidemocrática. El 1 de diciembre próximo tomará posesión de la presidencia quien mejor asegure los intereses de los dueños del gran capital. Y pónganle el nombre del magnate que prefieran, al fin que no le van a fallar. Da igual.
 El sistema político-económico de corte neoliberal, al que yo prefiero llamar “capitalismo de cuates” (donde las utilidades son privadas y las pérdidas son públicas), en descarada marcha desde 1982 con Miguel de la Madrid, no puede darse el lujo de permitir que la población decida a quien poner en la presidencia.
 Andres Manuel López Obrador era y es, definitivamente, un gran peligro. Pero para el gran capital, porque amenaza con poner en manos de la gente un poco de la riqueza nacional. Pecado mortal, ya que esa riqueza es para los cuates, no para la raza. Es un populista, claman todavía. Pero casi nadie se cuestiona qué es lo opuesto al populismo (gobernar para el pueblo). Es decir, gobernar para las élites. Tan peligroso lo consideran que se aseguraron de arruinarlo políticamente en el 2006 y no va a llegar NUNCA a ser presidente. Y yo acepto que me la creí y en 2006 acudí convencido de votar por felipe calderón (en minúsculas, como minúsculo es ese pobre indigente neuronal… es como una chinche: pequeño, insignificante, pero cuánto daño puede hacer y ha hecho). Ya no tiene remedio.
Con todas las campañas, así como las elecciones del 1 de julio y todas sus impugnaciones y circos mediáticos, estaremos haciéndole el juego a quienes realmente deciden. Claro, todos tenemos derecho a creer que nuestro voto cuenta. Aunque no cuente, pero sí cueste. Y mucho.
 Mención aparte merece el ejercicio de adocenamiento del 29 de abril, cuando vayan los niños a votar para irlos metiendo al redil. Es igual a los mini-carritos de mercado que podemos ver en muchos supermercados. Creando clientes y lealtades desde pequeños. Que no piensen ni cuestionen. Que solo consuman, que es eso para lo que los necesita el sistema. Qué ganas de decirles a los genios del IFE lo mismo que Pink Floyd: “Hey, teacher, leave the kids alone!”.

8 de abril de 2012

El invitado del papa

Era una promesa, apenas cumplida. Como todo libro que trate sobre Albino Luciani, mejor conocido como Juan Pablo I, atrajo mi atención. A casi 34 años de distancia, su repentina muerte a 33 días de haber ascendido al trono de San Pedro sigue siendo tema de conjeturas e investigaciones. Aunque no era ese precisamente el tema de la novela "El invitado del papa" de Vladimir Volkoff (1932-2005), escritor francés, hijo de emigrantes rusos, su vida y personalidad tratadas tangencialmente en la trama, me invitaron a leerla. Es interesante el fresco donde Volkoff dibuja diferentes temas: el cisma (absurdo) que separó a las iglesias católica y ortodoxa hace más de un milenio, sus diferencias rituales, el comunismo ruso del siglo XX, la mafia, la guerra, la vida eclesial, entre otros. No es la gran novela y, como dije al comienzo, leer sobre el papa Juan Pablo I fue lo que me llevó a terminarla. Entretenida y nada más.

31 de marzo de 2010

McMafia. Misha Glenny.

Dentro de la cascada de nombres, hechos, lugares, fechas que contiene el libro, sobresale la intención: hablar sobre el verdadero gobernante mundial. La delincuencia organizada. Partiendo desde el misterioso este europeo, y recorriendo prácticamente todos los continentes (venturosamente no se detuvo en la sanguinaria narcomafia mexicana) Glenny nos presenta un escalofriante mapa de la delincuencia. Fraudes financieros, delitos cibernéticos, narcotráfico, prostitución, tráfico de armas y tabaco, robo de bienes públicos, triadas chinas y yakuzas japonesas. Todo está ahí. Y un sistema que ha devenido protector de delincuentes. Comprobar, a través de la información disponible en la red apenas algunos datos de los contenidos en el libro es una tarea ardua, deja la sensación de que el autor sabe de lo que habla. Y también deja la impresión de que estamos en un mundo sin remedio, rendido ante el dios dinero. Si usted, hipotético y amable ciberlector, tiene la disposición de leer 500 páginas de descripciones sobre delincuentes y sus fechorías, entonces este es un libro muy recomendable.

17 de marzo de 2010

Necrópolis. Santiago Gamboa.

Hace algunos años, una portada sugerente me hizo adquirir "El síndrome de Ulises", del colombiano Santiago Gamboa. Cuando la leí me pareció una excelente novela, con una trama interesante, la recreación de escenarios parisinos bastante efectiva y, sobre todo, el recurso de narrar diferentes biografías en primera persona me hizo apreciar bastante a Gamboa. Incluso las escenas de fuerte contenido sexual (que son, como decimos en México, un chingo) estaban apropiadamente construídas.Eso, pues, me hizo guardar en mi agenda de futuras lecturas otras obras de Gamboa, lo cual no sucedió sino hasta la pasada FIL Guadalajara 2009, donde fue muy promocionada su nueva novela, "Necrópolis". Y llegó a mis manos por el regalo sorpresa que me hizo mi esposa, en un detalle que no termino de agradecer, por el detalle en sí y no tanto por la novela.
En efecto, "Necrópolis" no alcanza, por mucho, el nivel de su anterior novela. Con un comienzo prometedor, Gamboa nos cuenta la historia de un escritor, que tras una larga convalescencia, es invitado a un congreso de biógrafos. Ahí, en el congreso, se nos presentan varios personajes, quienes tienen la encomienda de narrarnos la vida de ellos mismos o de alguien más. Y es en este elemento vital de la trama donde la novela se muestra muy débil. Con anécdotas inverosímiles, un lenguaje lleno de lugares comunes y personajes forzados (entre ellos una puta bon vivant y sensible al arte) termina por naufragar algo que pudo ser una gran novela.
No le pierdo la fe, sin embargo. Quien tuvo, retuvo... y espero que pronto el colombiano Gamboa se presente con una novela menos ambiciosa pero mejor elaborada.

El mundo descrito por un genio.

Azoro, emoción, sorpresa. Puedo estarme un buen rato buscando palabras que describan lo que provoca en mí cada página de la obra de Goran Petrovic. Un artesano del lenguaje, primorosamente traducido. El escritor de Serbia, pero escritor universal, vuelca en cada oración un mundo poético que va más allá de la literatura y describe una realidad aparte por sí misma.
"Atlas descrito por el cielo" parte de una anécdota muy sugerente: un grupo de amigos deciden cambiar la decoración de su casa, pintando el techo de azul. Pero no de un azul cualquiera, sino del azul del cielo. Y por eso deciden que la mejor manera de lograrlo es quitando el techo. Cada uno de los personajes, de las descripciones, de las vivencias, en fin, todo juega para tener en las manos una obra maestra, como no podía ser menos si viene de Petrovic.
En una película que vi recientemente, el personaje interpretado por Scarlett Johansson increpa a su padre diciéndole: "Te has refugiado en la literatura porque crees que los libros son mejores que la vida. Por supuesto que es así... por eso son libros." Yo la cambiaría un poco para decir: "Por supuesto que es así... si son libros escritos por Goran Petrovic."

26 de febrero de 2010

La lágrima del Buda. Antonio Malpica.

Divertidísima novela negra, en la cual conocemos la historia y persecución de una valiosa joya, por dos diferentes caminos: un matón y sus dos rehenes y por el otro un detective novato, Ricardo Madden, ex-profesor de literatura en una preparatoria y fanático lector de Borges, quien deja su pequeña parcela de placidez clasemediera para fundar una agencia de detectives privados de un solo hombre. La historia está ubicada en los primeros días de septiembre de 1994. El desarrollo de la trama es, como ya lo decía al comienzo, muy divertida. Ricardo Madden nos narra en primera persona su búsqueda de la joya, mientras que un narrador omnisciente nos platica cómo los otros individuos van tras la misma. Pero lo que más me gustó de la novela (ganadora del Premio Nacional de Novela Negra "Una vuelta de Tuerca" 2007) es que mientras Madden nos platica sus aventuras en forma lineal, desde el comienzo y va avanzando, la otra perspectiva nos es narrada en reversa, intercalándose ambos puntos de vista durante los capítulos. Al comienzo, esto es desconcertante, pero cuando uno se da cuenta de la estructura de la obra, comienza la diversión y el verdadero goce de la trama. Muy, pero que muy recomendable.

23 de febrero de 2010

Caronte aguarda. Fernando Savater.

Me considero fiel lector de las reflexiones sobre filosofía y ética del español Fernando Savater. En mi opinión, se trata de una de las mentes contemporáneas más lúcidas y uno de esos autores a los que debe acudirse cuando no sea fácil encontrar una respuesta sensata a algún dilema ético. Además, no es críptico y le otorga un aire moderno a la filosofía, que tiende a ser como las matemáticas: imprescindible en la vida diaria pero con muy mala prensa.
Abordar su obra como novelista me hacía tener cierto temor de encontrarme con algo parecido a una novela de Milan Kundera: una sarta interminable de netas dentro de una trama forzada (eso me pareció “La insoportable levedad del ser”). Sin embargo, me llevé la gratísima sorpresa de que “Caronte aguarda” es una novela ¿negra? ¿de detectives? amena, con profundidad en el tema, con un tono alivianado y que, como buena novela del género, da testimonio de la época en que fue escrita.
Una mujer es salvajemente asesinada en su departamento, después de una noche de copas y pasión. Su hermano, un catedrático de filosofía, se da a la búsqueda de los asesinos de su hermana, pero no en el afán de vengarse, sino de saber las causas, al fin filósofo, que llevaron a los verdugos a sacrificar de esa manera a su pariente.
Savater no deja de lado su oficio… sus reflexiones sobre el mal y los desvaríos políticos de la España post-franquista no tienen desperdicio.
Altamente recomendable para los fanáticos de la novela de detectives y de Savater. Y también para quienes no lo son.

17 de febrero de 2010

Billie Luna Galofrante. Antonio Malpica.

En la entrada anterior de este blog, hablé sobre la colección "Zona Libre" de Editorial Norma. Dentro de la misma, aparece publicado en 2009 la novela "Billie Luna Galofrante" del mexicano Antonio Malpica.
Se trata de una novela muy fácil de leer, no muy profunda ni exigente con el lector, pero sí muy honesta, pues no promete lo que no puede dar y sí cumple cabalmente con lo ofertado. Se trata de una novela sobre jazz, los sueños, la libertad de creer y el gozo de vivir.
Billie Luna Galofrante se ubica en el año 2000, con flashbacks hacia 1981, 1985 e incluso 1967, año en que nace Billie, el personaje y Antonio Malpica, el escritor. Y también es el año en que yo nací, lo que provoca que me identifique con todos los signos culturales que pone en la novela. En lo que respecta a la trama, Billie Luna es una joven empresaria, dueña de una pequeña compañía desarrolladora de software y es madre de dos pequeños hijos. Su padre acaba de despertar después de 19 años de estar en coma, pero lo hace creyéndose Dizzy Gillespie, un famoso jazzista. Hasta aquí la anécdota. Durante el resto de la novela nos enteramos de lo que ha sido la vida de Billie (llamada así en honor de Billie Holiday, famosa cantante de jazz). Como ya dije, no se trata de una gran novela. Sin embargo, sí encontramos un torrente de diversión y buenas ocurrencias, además de que Malpica da una referencia por demás valiosa a un libro sobre improvisación y el origen de la palabra "galofrante", de lo que no daré más datos, ya que vale la pena clavarse en sus páginas y averiguar de qué se trata.